El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha activado los sistemas de alerta y comunicación con las autoridades europeas y la Organización Mundial de la Salud (OMS) por el brote de listeriosis, causado por el consumo de carne mechada de una empresa sevillana.

Se trata de una medida de precaución por la posibilidad de que algunos turistas hayan podido adquirir la enfermedad tras consumir productos contaminados en España.

¿Qué es la listeriosis?

 Es una enfermedad infecciosa causada por el bacilo Listeria monocytogenes, microorganismo muy resistente al medio ácido (rango de pH de 4,3 a 9,6), a altas concentraciones de sal y a las bajas temperaturas.

Se transmite principalmente a través de los alimentos contaminados, como leche y quesos no higienizados, productos cárnicos (fiambres, alimentos preparados como el paté), vegetales contaminados o productos de la pesca ahumados.

¿Cuáles son los síntomas?

En jóvenes y personas sin enfermedades previas, la mayoría de las infecciones por listeria son tan leves que pueden pasar desapercibidas. Se manifiestan como un proceso febril, dolores musculares y diarreas.

Sin embargo, puede ser muy grave en personas inmunodeprimidas y en embarazadas, con complicaciones que pueden poner en riesgo la vida, como la septicemia o la meningitis.

Durante el embarazo, la infección puede causar aborto espontáneo, muerte fetal, parto prematuro, o infecciones potencialmente mortales en el recién nacido.

En ancianos, personas con patologías previas o con inmunodepresión, los síntomas evidencian una forma de listeriosis invasiva, que puede incluir dolor de cabeza, rigidez en el cuello, confusión, pérdida del equilibrio y convulsiones, además de fiebre y dolores musculares (meningoencefalitis).

El período de incubación es variable, de 3 a 70 días, con una mediana de 21 días.

Recomendaciones para evitar la contaminación por listeriosis

  • Lavar las manos con agua tibia y jabón, antes y después de manipular o preparar alimentos
  • Después de cocinar, usar agua caliente y jabón para lavar los utensilios, las tablas para cortar y otras superficies de preparación de alimentos
  • Lavar las frutas y los vegetales crudos, antes del consumo
  • Cocinar muy bien los alimentos. Puede utilizarse un termómetro de cocina para asegurarse de que los platos de carne, aves y huevos se cocinen a una temperatura segura

Precauciones adicionales para personas de más riesgo (embarazadas, inmunodeprimidos)

  • Consumir sólo carnes perfectamente cocinadas y productos lácteos pasteurizados y calentar las sobras de comidas. Además, evitar alimentos preparados listos para consumir
  • Evitar quesos blandos, a menos que se indique claramente en el envase que el producto se fabricó con leche pasteurizada
  • Evitar el consumo de perritos calientes, carne en lata y fiambres, a menos que se hayan recalentado hasta estar bien calientes
  • No comer patés o pastas de carne refrigerados
  • Evitar mariscos ahumados y refrigerados, excepto si se preparan en forma de cazuelas u otro plato cocido. Se aceptan los mariscos ahumados enlatados o no perecederos

 

Referencias

Última modificación:27 agosto, 2019