Ha comenzado la formación on line sobre urgencias prehospitalarias, que habilita para realizar cursos presenciales en los Centro de Simulación de Situaciones Críticas (CSSC) de la Mutua Asepeyo situados en el Hospital Asepeyo Coslada y el Hospital Asepeyo Sant Cugat.

La misión de estos centros es mejorar la seguridad de los pacientes con el entrenamiento de los profesionales sanitarios mediante la simulación clínica.

El Dr. Javier Gutiérrez Guisado, jefe de equipo de Medicina Interna del Hospital Asepeyo Coslada, aclara que la simulación clínica es una técnica que pretende reemplazar la experiencia con pacientes reales por una práctica que evoque los aspectos fundamentales de la realidad de una manera completamente interactiva y segura.

Simulación de situaciones críticas

Las salas de control del simulador disponen de sistemas de grabación audiovisual que permiten reproducir posteriormente los escenarios propuestos. Por otra parta, en las aulas de análisis se visualizan los casos clínicos mediante sistemas de edición de vídeo y visionado en pantallas planas, lo que permite un posterior análisis con el grupo de alumnos.

En las salas de simulación están instalados dos potentes simuladores de paciente a escala real que permiten recrear cualquier escenario clínico de una manera segura. El objetivo es que los 2.000 sanitarios de la Mutua se formen en el CSSC.

El Dr. Manuel Guardia Cañada, jefe de Servicios de Medicina Intensiva del Hospital Asepeyo Sant Cugat, considera que la simulación clínica contribuye de manera importante a que los profesionales sanitarios desarrollen su trabajo con más seguridad. El CSSC es un lugar, dice la enfermera Silvia Arilla, donde “no se trata de aprobar o suspender a los alumnos sino de mejorar las habilidades desde una crítica constructiva por parte de los instructores”.

Se puede decir como conclusión que la simulación clínica es una herramienta que aporta a los profesionales un nuevo modelo capaz de superar los hábitos del tradicional aprendizaje pasivo en su trabajo diario. Además, facilita una formación y un entrenamiento de excelencia en habilidades técnicas y multidisciplinares; estimula a los sanitarios en la necesidad de innovar, y facilita el trabajo en equipo.