En el día europeo de la prevención del riesgo cardiovascular, podemos conocer los aspectos determinantes de las enfermedades cardiovasculares desde  dos perspectivas, respondiendo a dos preguntas. La primera:

¿Cuál es la principal causa de muerte en el mundo?

Según la OMS, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo, más de 17 millones de personas fallecen por esta causa al año.

En España, los datos no son diferentes. La Encuesta Nacional de Salud de España (2013), indica que las principales causas de muerte fueron las enfermedades cardiovasculares, específicamente las isquémicas del corazón en hombres y las enfermedades cerebrovasculares en mujeres. En esta misma encuesta, se pone de manifiesto el incremento, en la población adulta española, de  las patologías crónicas con demostrada repercusión cardiovascular: hipertensión arterial, colesterol elevado, obesidad y diabetes.

La mayoría de las enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse actuando sobre los hábitos comportamentales como el consumo de tabaco, la alimentación inadecuada, la inactividad física o el consumo nocivo de alcohol.

Existe, por tanto, una evidente correlación entre determinados estilos de vida saludables y la reducción de enfermedades crónicas ( Actualización 2014 PAPPS. Aten Primaria Vol. 46. Supplement IV – Junio, 2014 pag 1-117 ):

La evidencia científica pone de manifiesto que seguir una dieta saludable, un adecuado nivel de actividad física y el abandono del tabaco, podría prevenir el 80 % de las enfermedades cardiovasculares, el 90 % de las diabetes mellitus tipo 2 y el 30 % de los cánceres.

¿Y si lo planteamos desde otro punto de vista?

¿Cuáles son las principales causas de longevidad en el mundo? ¿Qué factores favorecen la vida?

La búsqueda de los factores que influyen en la longevidad, nos acerca a Dan Buetnerr, autor del libro “El secreto de las zonas azules”, entre otros. En esta obra, identifica aquellos lugares del mundo donde habitan las personas más longevas y saludables, cuyo secreto parece estar relacionado con la alimentación con productos naturales y basados en la dieta mediterránea (aceite de oliva, trigo, maíz, legumbres, hortalizas, frutos secos y leche y queso de cabra), largas caminatas, la interacción social -donde la familia es el pilar fundamental-  y la belleza del entorno natural.

En sus libros, destaca cinco regiones específicas: la isla de Okinawa en Japón, Nicoya en el Caribe, la isla griega de Ikaria, Loma Linda en California y Cerdeña.

Okinawa

Cerdeña

En este sentido, nuestra búsqueda nos acerca a Predimed, el más importante ensayo clínico sobre los efectos de la dieta mediterránea sobre las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, liderado por el Dr. Ramón Estruch, experto en nutrición. Su artículo sobre los Efectos de la Dieta Mediterránea en la Prevención de la Enfermedad Cardiovascular, publicado en la Revista The New England Journal of Medicine en abril del 2013 concluye que la dieta mediterránea que incluye aceite de oliva virgen extra o nueces, redujo la incidencia de eventos cardiovasculares en personas de riesgo.

El mismo Dr. Ramón Estruch dirige Paralelo 40º, observatorio mundial de la dieta mediterránea, que pretende promocionar, recopilar y difundir la investigación interdisciplinar multisectorial de la dieta mediterránea desde las vertientes: alimentaria y agraria, de salud, cultural, económica, gastronómica y medio-ambiental.

¿Porqué Paralelo 40º? Porque las condiciones climatológicas definidas como climas templados-cálidos, con una estación seca, tipo mediterráneo, se encuentran en latitudes intermedias, alrededor del paralelo 40. Son zonas donde se cultivan alimentos mediterráneos y presentan tradiciones, aspectos sociales y culturales con el eje central de la familia, en entornos geográficos muy bellos.

¿Recuerdan las zonas azules? Geográficamente se encuentran en el área que corresponde al paralelo 40º.

Este punto de vista, nos lleva a las mismas conclusiones: alimentación saludable y  actividad física como factores de vida, pero añadiendo interesantes aspectos de apoyo social y familiar y de equilibrio con el ecosistema. Para reflexionar.

Bibliografía

  • Primary Prevention of Cardiovascular Disease with a Mediterranean Diet. Ramón Estruch, MD et al. N Engl J Med 368;14 nejm.org april 4, 2013
  • Actualización 2014 PAPPS. Aten Primaria Vol. 46. Supplement IV – Junio, 2014 pag 1-117