Durante una crisis como la del coronavirus, el estrés en la atención médica exige un mayor cuidado de las necesidades de apoyo emocional al personal sanitario. Sabemos que todos sois unos héroes, pero cuidar de ti mismo, y animar a otros a hacerlo, te ayudará a atender mejor a los pacientes.

—01

Asegura tus necesidades básicas

Aunque creas que siempre debes estar disponible para los demás y que tus necesidades son secundarias, asegúrate de comer, beber y dormir regularmente. No hacerlo pone en riesgo tu salud física y mental, y podría comprometer tu atención a los pacientes y a sus familiares.

—02

Descansa y desconecta

En tu tiempo libre, haz algo divertido o relajante, que no esté relacionado con el trabajo. Escucha música, lee un libro o habla con amigos. Algunas personas pueden sentirse culpables si no trabajan a tiempo completo o si se toman algún momento para divertirse mientras otros sufren. Un descanso adecuado te ayudará a atender mejor a los pacientes.

—03

Planifica una rutina fuera del trabajo

Intenta seguir tu rutina, respetando siempre las medidas de restricción. Puedes explorar nuevas formas para vencer al confinamiento en casa. Prepara rutinas de lectura, de ejercicio, de cuidado físico, o habla por videconferencia con tus seres queridos.

 dieta saludable para prevenir el ictus
—04

Mantén el contacto

Con los compañeros – Habla con ellos. Ofrece y recibe apoyo. Ayuda a superar el miedo y la ansiedad del confinamiento. Cuenta tu experiencia y escucha la de los demás.
Con tu familia y seres queridos – Comparte y mantén el contacto, son tu apoyo fuera del sistema de salud. Ellos verán tu parte vulnerable. Sentirse útil mutuamente es un elemento protector colaborativo.

—05

Respeta las diferencias

Cada persona es un mundo. Algunas personas necesitan hablar y otras prefieren estar solas. Reconoce y respeta estas diferencias en ti y en los demás.

—06

Comunícate de forma constructiva

Mantén una comunicación clara con tus colegas. Comparte tus frustraciones y aporta soluciones. Identifica posibles errores y ayuda a corregirlos. Resolver problemas te proporcionará una sensación de logro, incluso en pequeños detalles. ¡Y recuerda que los elogios motivan y ayudan a reducir el estrés!.

 dieta saludable para prevenir el ictus
—07

Infórmate, pero con mesura

  • Desde canales oficiales o contrastados. Las imágenes y los mensajes pueden aumentar tu estrés y afectar a tu bienestar general.
  • Participa en reuniones sanitarias para mantenerte informado de la situación y de la planificación prevista.
  • Limita las consultas o peticiones de información en grupos de WhatsApp y otros medios digitales. Guarda tu tiempo de descanso para continuar con esta carrera de fondo.
—08

Aprende a pedir ayuda

Reconoce los signos de estrés, aprende a parar tu actividad para atenderlos y pide ayuda.  Es una forma de regulación interna que favorece la estabilidad frente a una situación de estrés mantenido en el tiempo.

—09

Sé consciente de ti mismo

Sentir emociones desagradables no es una amenaza, es una reacción de defensa de nuestra mente ante el peligro. Autoobsérvate y detecta cualquier síntoma de depresión o de ansiedad, como tristeza prolongada, dificultad para dormir, recuerdos intrusivos o desesperanza. Habla con un compañero, supervisor o, si es necesario, busca ayuda profesional.

—10

Comparte tus emociones

A pesar de tu fortaleza y competencia profesional, hay momentos en los que puedes sentir impotencia, inquietud, confusión, sensación de descontrol, miedo, tristeza, irritabilidad, insensibilidad,… Pero estas son las emociones que nos hacen ser humanos. Comparte tus emociones con alguien que nos transmita seguridad y confianza, te ayudará a regularlas y a hacerlas más tolerables.

—11

Intenta relajarte

La respiración profunda, el yoga, la meditación o el ejercicio físico pueden ayudarte a regularte emocional, fisiológica y/o cognitivamente.  

—12

Mantén siempre la esperanza

Estás expuesto contínuamente a la cara más dramática de esta pandemia, la muerte y el sufrimiento. Esto moviliza una importante carga emocional que confunde lo posible con lo probable. Es importante que no pierdas la esperanza y recuerdes que muchos de los pacientes padecen este virus en formas más leves o han recibido el alta.

—13

Reconoce a tus colegas

Recuerda que, a pesar de los obstáculos, estás cumpliendo una gran misión: cuidar a los más necesitados. Reconoce a tus colegas.

 

Autor: Asepeyo
Fuente: Sociedad Española de Psiquiatría

Última modificación:8 mayo, 2020