El Hospital Asepeyo Sant Cugat se ha convertido en el primer centro sanitario de España en colocar una protésis mioeléctrica de antebrazo que reconoce, de una forma intuitiva, los patrones de movimiento de un paciente amputado.

El equipo de rehabilitación, liderado por Lluís Guirao, jefe del servicio de Rehabilitación del Hospital Asepeyo Sant Cugat, ha trabajado conjuntamente con el paciente, durante cerca de un mes, en el laborioso proceso de ajuste y perfeccionamiento de la prótesis.

El paciente, de 42 años, sufre una amputación transradial en su antebrazo izquierdo, y con la prótesis, formado por una mano mioeléctrica y un encaje con exoesqueleto que incorpora el sistema Myo Plus de antebrazo para el control protésico, ha podido volver a recuperar, en tiempo récord, un uso funcional y natural de la mano que se asemeja a la humana.

¿Cómo funciona este sistema?

Después de una amputación, el control mental de la mano todavía permanece mapeado en el cerebro y el paciente puede imaginarse cerrando la mano o girándola. “Como también se siguen enviando las señales nerviosas al músculo residual, lo único que falta es el órgano para implementar los comandos. Ahora, con este sistema, el paciente tiene la oportunidad de hacerlo automáticamente”, asegura el Dr. Guirao.

El sistema de control de la prótesis utiliza 8 electrodos, en comparación con los 2 de los convencionales, que miden los patrones de movimiento de los músculos en el muñón del antebrazo y los asigna a determinados movimientos. Todo lo que debe hacer el paciente es pensar en realizar un movimiento natural con su miembro fantasma, como atarse los zapatos, y la prótesis lo imitará de una forma muy intuitiva.

Este sistema es el primer dispositivo de control con capacidad de aprendizaje. Reconoce los comandos de pensamiento del paciente y los traduce en patrones de movimiento. De esta forma, al paciente le resulta muy fácil utilizar la prótesis ya que tan sólo debe pensar en realizar una acción y, mediante la contracción del grupo muscular asignado, la mano protésica ejecutará la acción.

El paciente cuenta, además, con una app en el móvil con la que sigue practicando los movimientos por su cuenta, y puede añadir nuevos patrones personales, con lo que se reduce la duración de entrenamiento para controlar la prótesis.

La prótesis Myo Plus, desarrollada por la empresa Otto Bock, es adecuada para protetizaciones mioeléctricas de antebrazos, después de amputaciones traumáticas, lo que abre un amplio horizonte en la innovación de la rehabilitación y en la reducción del tiempo de  recuperación de los pacientes.

Última modificación:25 febrero, 2020