Los cuerpos extraños pueden afectar a la superficie del globo ocular (córnea) y dar lugar a molestias al parpadear. Incluso pueden causar heridas en la córnea (erosión corneal) y otras estructuras del ojo (conjuntiva, párpados). Los síntomas pueden ser: enrojecimiento, molestias a la luz, sensación de quemazón, dolor, lagrimeo intenso, “sensación de cuerpo extraño”, dificultad para mantener el ojo abierto.

Fuente: Portal Sanitario Asepeyo

Última modificación:24 enero, 2018