Un equipo de profesionales de Asepeyo, liderado por el Dr. Alejo Erice, del Hospital de Coslada, ha realizado un análisis retrospectivo de las historias clínicas de pacientes con artritis séptica tras ligamentoplastia de rodilla, ocurridos entre los años 2000-2015.

La rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla es frecuente y se repara mediante ligamentoplastia artroscópica. Entre sus complicaciones está la artritis séptica. El objetivo del trabajo realizado es describir las características clínicas y microbiológicas de esta entidad. Para ello, se consideraron los casos de los pacientes intervenidos de ligamentoplastia de rodilla, con síntomas/signos de artritis y cultivo positivo del líquido sinovial.

Conclusiones

La artritis séptica tras la ligamentoplastia de rodilla es una complicación poco frecuente, que se manifiesta generalmente dentro de las 4 semanas siguientes a la cirugía.

Los síntomas/signos más frecuentes son: dolor, derrame articular, calor local y febrícula o fiebre. No siempre se acompaña de leucocitosis en sangre o en el líquido sinovial, pero la VSG y PCR suelen estar elevadas. Los microorganismos causantes más frecuentes son SCN y S. aureus, que pueden ser resistentes a la meticilina.

El tratamiento consiste en desbridamiento artroscópico precoz (pudiendo no ser necesario retirar la plastia) y antibioterapia, cuya duración óptima no está bien establecida.

Consulta el artículo completo.