Trabajamos constantemente para incorporar nuevas técnicas eficaces en las salas de fisioterapia de nuestros centros asistenciales y hospitales. Algunas las llevamos a cabo con materiales ya existentes y otras requieren de materiales nuevos, pero todas tienen como objetivo la evolución y la modernización del servicio para dar respuesta a las necesidades de los distintos perfiles de pacientes y patologías que tratamos. Nos adaptamos, de esta forma, a la evolución de los trabajos actuales de la sociedad y consolidamos nuestra firme apuesta por la calidad asistencial.

La fisioterapia moderna evoluciona cada día más hacia un trabajo activo por parte del paciente, fundamentándose, sobre todo, en el ejercicio terapéutico. Esta nueva corriente fisioterápica proviene de norteamérica y está teniendo muy buena aceptación en Europa. En Asepeyo creemos en los beneficios de esta nueva corriente y la implantamos en nuestras salas de fisioterapia. Enseñamos y guiamos a nuestros pacientes, empoderándolos para conseguir la mejoría e implicación en su proceso.

Dentro de este nuevo marco de tratamiento destaca la Mirror Box Therapy (MBT) o Terapia de Espejo (TE), como se conoce en España, creada por el neurólogo norteamericano Vilayanur Ramachandran en la década de los 90. Inicialmente, fue ideada para el tratamiento del miembro fantasma en pacientes amputados, pero poco a poco se empezó a aplicar también para el Síndrome del Dolor Regional Complejo o Sudëck, gran entorpecedor de cualquier evolución óptima de una patología en las partes distales de los miembros superior o inferior, y en lesiones con restricción de movilidad en general.

La TE consiste en la colocación de un espejo, en el plano sagital, delante del paciente. Este coloca la extremidad afectada tras el espejo, ocultándola, y la no afectada delante del mismo, de manera que pueda ver el reflejo de su extremidad sana, creando así la ilusión óptica de que es la afectada la que se está moviendo. De esta manera, se produce una reorganización cortical que hace que las zonas originales del miembro afecto no usado por inmovilidad o dolor vuelva a tener un espacio cortical adecuado. Se trata de un proceso lento y requiere de mucho tiempo para consolidarse a nivel de la región de la corteza cerebral. Por eso, resulta tan importante que esta terapia se realice diariamente, bajo la supervisión del fisioterapeuta, que enseña, dirige y modifica las dinámicas aprendidas.

Beneficios de la terapia de espejo

Esta tipo de terapia supone numerosos beneficios, entre ellos: 

– Fácil realización
– Bajo coste
– No es invasiva
– No tiene efectos secundarios
– Además del sistema musculoesquelético, abarca el sistema neurológico tanto periférico como central.

Los resultados que se obtienen con la terapia de espejo son sorprendentes, ya se usándola como terapia única o en combinación con otras terapias.

 

Autor: Ramiro Delgado Galán. Fisioterapeuta centro asistencial Asepeyo Francisco Silvela (Madrid).

Última modificación:21 enero, 2021