Las infecciones de la piel y parte blandas tienen una gran prevalencia en nuestro medio. La presencia de heridas supone una alteración en la barrera cutánea y, de este modo, los microorganismos presentes pueden penetrar y producir la infección de las partes blandas, e incluso de tejidos más profundos.

Las bacterias que con mayor frecuencia causan estas infecciones son los gram positivos (estafilococo aureus y  en menor proporción los estreptococos). Además, según el contexto (infección necrotizante, infección de herida traumática, diabéticos e inmunodeprimidos, contacto con animales), se tratarán de infecciones polimicrobianas, (Enterobacterias, Pseudomona aeruginosa y anaerobios).

El tratamiento antimicrobiano es inicialmente empírico y está condicionado por los microorganismos que en general colonizan el área afectada. Infecciones de partes blandas.

Clasificación

      Infecciones no necrotizantes:
         – Infecciones superficiales: celulitis, linfangitis
         – Infecciones purulentas: abscesos, paroniquias, bursitis

      Infecciones de la herida quirúrgica
      Infecciones asociadas a mordeduras de animales
      Infecciones asociadas a puntura en manos y pies

Esta clasificación puede complementarse con la Clasificación de Eron que hace referencia a la severidad de signos locales y sistémicos.

Clasificación de Eron

Clase 1

Sin síntomas ni signos de toxicidad

Vía oral

Clase 2

Con afectación sistémica sin comorbilidades o sin afectación sistémica pero con comorbilidades (diabetes, insuficiencia venosa…)

Tratamiento  por vía oral o endovenosa. Observación

Clase 3

Con toxicidad sistémica importante (fiebre, taquicardia, taquipnea y/o hipotensión) o con comorbilidades inestables

Requieren tratamiento parenteral . Ingreso

Clase 4

Sepsis o infección grave (infección necrotizante)

Ingreso en UCI, evaluación quirúrgica urgente y antibióticos  parenterales

Infecciones habituales en centros sanitarios

La pauta de antibióticos que se indica es para infecciones superficiales y en pacientes afebriles (clase I de Eron) y la vía de administración es la oral. La duración del tratamiento será de 7-10 días en todos los casos.

Paroniquia (panadizo ungueal)

Si es superficial, se utilizará por vía tópica: MUPIROCINA  2% o ÁCIDO FUSÍDICO  2%  1 aplic/8 h durante 5-7 días.
Si es profunda: realizar incisión y drenaje. AMOXICILINA/CLAVULANICO  875/125 cada 8 h durante 7 días o CLOXACILINA 500mg cada 6 hs durante 10 días.
En alérgicos: CLINDAMICINA 600 mg cada 8 h durante 10 días.

Celulitis-Linfangitis

CLOXACILINA 500mg cada 6 hs durante 10 días o AMOXICILINA/CLAVULANICO 875/125 cada 8 h durante 10 días.
En alérgicos: CLINDAMICINA 300 mg cada 6 h durante 10 días.

Bursitis infectada

Si hay colección, deberá obtenerse muestra para microbiologia mediante punción local.
CEFADROXILO 500/12 h por 14 días.
En alérgicos: CLINDAMICINA 300 mg/6 h por 14 días.

 

Infección de herida traumática (no hospitalaria)

CEFUROXIMA 500 mg/12 h por 7 días.
En alérgicos: CLINDAMICINA 300 mg/6 h por 7 días.

Infección de herida quirúrgica

CEFADROXILO 500/12 h de 7 a 14 días según evolución clínica.
En alérgicos: CLINDAMICINA 300 mg/6 h de 7 a 14 días según evolución clínica.
Si se aprecia colección, debe derivarse al hospital para valoración urgente.

Punturas en manos y pies

Por su elevada incidencia de infección, se deberá prescribir tratamiento antibiótico profiláctico, previa limpieza y desinfección.
AMOXICILINA + CLAVULANICO 875/125 / 8 h durante 3-5 días.
En alérgicos CLINDAMICINA 300mg/6 h durante 3-5 días.

Heridas por mordeduras

Precisan de lavado abundante y antiséptico. Valorar estado vacunal ( tétanos).
AMOXICILINA/CLAVULANICO  875/125 cada 8 h durante 5-10 días o CEFUROXIMA 500 mg cada 12 hs durante 5-10 días.
En alérgicos: CLINDAMICINA 300 mg  cada 6 h + CIPROFLOXACINO 500 mg/ 12 h durante 5-10 días.

Fracturas cerradas de falange distal dedos mano con hematoma subungueal

Si precisa de drenaje  se deberá prescribir antibiótico profiláctico.
CEFUROXIMA 500 mg cada 12 hs durante 3 días.
En alérgicos: CLINDAMICINA 300 mg  cada 6 hs durante 3 días.

Fracturas abiertas que no requieren ingreso

Circunscrito a las fracturas abiertas grado I-II de falanges de manos o pies de tratamiento ambulatorio. El tratamiento antibiótico debe darse siempre de modo profiláctico y en la primera asistencia.
CEFUROXIMA 500 mg cada 12 h durante 3 días.
En alérgicos: CLINDAMICINA 300 mg  cada 6 h durante 3 días.

 

Bibliografía

  • Guía de tratamiento antibiótico en los centros asistenciales. Dirección de Asistencia Sanitaria de Asepeyo, octubre 2012.
  • Guía clínica para el tratamiento de infecciones de la piel y partes blandas. Hospital Asepeyo Sant Cugat, septiembre 2016.
  • Manual SETLA. Conceptos Prácticos en Traumatología y Medicina Laboral.

Autora: Dra. Carme Reñé Fernando, Médico del centro asistenical Asepeyo l’Hospitalet de Llobregat .
Revisión a cargo del
Dr.Felix Vicente Ronda Rivero, médico adjunto Medicina Interna del Hospital Asepeyo Sant Cugat.

Última modificación:18 febrero, 2021